PERIODONCIA

Enfermedad periodontal o piorrea. Los siguientes signos y síntomas son indicadores de la enfermedad periodontal que pueden advertir al paciente que sufre de periodontitis:

  • El mal aliento o mal sabor de boca que no desaparece inclusive justo después de cepillar los dientes.
  • Encías rojas o hinchadas.
  • Encías sensibles o que sangran con facilidad.
  • Dolor en los dientes al masticar.
  • Movilidad dental.
  • Hipersensibilidad dental.
  • Encías separadas.

CURETAJES

El curetaje es un tratamiento de eliminación de la placa bacteriana que va más allá de la simple limpieza de la superficie de los dientes y que se realiza cuando existe inflamación de las encías por una enfermedad periodontal (gingivitis o periodontitis).

Se trata de eliminar las bacterias que se acumulan por debajo de la línea de las encías, produciendo la inflamación de las mismas y que se abren paso hacia la raíz de los dientes generando lo que se denomina bolsa periodontal, en la que las bacterias encuentran un medio idóneo para desarrollarse y minar la estructura dental. El objetivo del curetaje es precisamente eliminar las bacterias de la bolsa periodontal, raspando las raíces del diente y eliminar el sarro acumulado, mediante la utilización de un instrumento llamado cureta.

CIRUGÍA ESTÉTICA GINGIVAL

Las recesiones gingivales vestibulares son un hallazgo frecuente en la consulta diaria tanto en pacientes con enfermedad periodontal incipiente hasta avanzada, como en pacientes sin enfermedad periodontal y una buena higiene oral . Hoy día el motivo de consulta estético ha aumentado notablemente por lo cual este tipo de terapéutica se ha impuesto en nuestros planes de tratamiento.

Las recesiones gingivales se definen como “el desplazamiento del margen de los tejidos blandos hacia apical de la línea amelocementaria, dejando la superficie radicular expuesta”, por lo cual arrastra consigo pérdida de inserción periodontal. De esta forma el odontólogo trata las recesiones gingivales por múltiples causas como pueden ser la estética, sensibilidad, caries o abrasión cervical. Pero sólo se considerará que se trata de un problema mucogingival cuando exista inflamación y recesión gingival en áreas con poca o nula encía adherida.